Noticias de ProArte

Noticias de ProArte

Proarte:Preservación y valorización del patrimonio histórico-artístico.

Manténgase actualizado sobre nuestros trabajos, las novedades de la empresa y del mundo de la preservación y conservación del patrimonio cultural.

Representación de Proarte en la Real Academia de España en Roma

Noticias antiguasPostado por Equipo de ProArte 19 feb, 2016 10:54



Roma, 5 de noviembre de 2013

Alejandro Izquierdo Toscano, fundador de Proarte ha sido galardonado con la beca de la Real Academia de España en Roma en la modalidad de restauración y conservación del patrimonio histórico. Todos los años la fundación Rafael del Pino concede una beca en dicha modalidad.

Durante nueve meses, Alejandro investigará sobre nuevas tecnologías para la documentación del patrimonio histórico tanto en la Real Academia de España en Roma como en el ISCR (Istituto Superiore per la Conservazione ed il Restauro).

La Real Academia de España en Roma fue fundada en 1873, durante el gobierno de la Primera República, siendo presidente Nicolás Salmerón. Como se lee en el decreto fundacional, la nueva institución nació para “fomentar el genio nacional” ofreciendo “a nuestros artistas algún campo de estudio, algún lugar de recogimiento y de ensayo, en la ciudad que será eternamente la metrópoli del arte, en Roma”.

La Real Academia de España ha acogido numerosas promociones de becarios, desempeñando un papel fundamental en la formación de estos artistas e intelectuales que han escrito importantes páginas de la historia de la cultura española desde finales del siglo XIX hasta nuestros días. Desde su fundación y hasta mediados del siglo XX, la Academia tuvo como objetivo principal la formación de sus pensionados pintores, escultores, arquitectos, grabadores y músicos. Estos jóvenes artistas, que obtenían la pensión tras superar unas difíciles pruebas de oposición, debían residir en Roma tres o cuatro años (dependiendo del momento histórico y de la especialidad de cada uno), pudiendo realizar ciertos viajes a otras ciudades y países en aras de mejorar su formación. Al final de cada año, los pensionados tenían que entregar una serie de trabajos obligatorios y presentar al público romano el fruto de su labor a través de la exposición de sus obras o, en el caso de los músicos, de la organización de conciertos.





  • Comentarios(0)//noticias.proarte.es/#post0